Consumo responsable, sustentable o consciente son términos que ya suenan y se entienden en Argentina. Menos conocido es el supra-reciclaje o “upcycling”, una tendencia global que apuesta por la creación de nuevos objetos a partir de desechos que per se ya no tendrían utilidad alguna.

En las grandes ciudades argentinas ya se empiezan a conocer algunas iniciativas de “upcycling” como las que recogemos en este post.

Se conoce como “upcycling” o, traducido al español, supra-reciclaje, y es una tendencia mundial que apuesta por el reuso de materiales de desecho para diseñar nuevos productos de uso cotidiano como pueden ser muebles, objetos decorativos, calzado, prendas de vestir, complementos, etc.

Detrás del “upcycling” hay una inquietud por un consumo más consciente de parte de un nuevo perfil de consumidor más informado sobre los efectos que los procesos productivos tienen en el medio ambiente.

Y, aunque se asocia con un estilo de vida propio de las sociedades contemporáneas, no sería exacto catalogarla como una innovación. Hace cientos de años que artesanos argentinos crean nuevos productos a partir de materiales que originariamente tenían otros usos.

Las piñatas, cuya estructura está hecha con papel maché a partir de papel usado de periódicos y revistas, son una buena muestra de ello. Algo similar pasa con los “alebrijes”, esas coloristas figuras de animales fantásticos modeladas a partir de una masa de papel de periódico con cartón.

Más allá de estas y otras muchas artesanías típicas que podemos ir viendo, ya hay diseñadores que han sucumbido a la fiebre del supra-reciclaje. Su oferta va dirigida a un nicho de consumidores concienciados.

A partir de llantas recicladas de cuatrimotos y camiones, cuerdas y piezas de madera, también se hacen taburetes y mesas supletorias con acabados personalizables.

El éxito de las propuestas de “upcycling” o supra-reciclaje depende de factores como la concientización del consumidor, el valor agregado del producto y el precio, normalmente algo más elevado que el de otros productos que no han sido fabricados bajo criterios de sustentabilidad. Muchas marcas ya lo están aplicando como su linea principal de negocio, un claro ejemplo lo vemos en el sector de la moda, en el que muchas firmas se han sumado a la fabricación de ropa y calzado sostenible con el medio ambiente.

Aún es un mercado pequeño en  Argentina, pero aporta productos de alta calidad y de diseño exclusivo, respetuosos con el medio ambiente y que fomentan el empleo local, como respuesta a una tendencia global al alza por el consumo consciente y responsable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here