¿Alguna vez te viste a vos mismo desesperado rellenando tu valija con ropa elegida al tuntún, unas pocas horas antes de salir corriendo al aeropuerto? ¿O te pasaste semanas haciendo la valija y preguntándote qué par de zapatos combinan con esos pantalones tiro alto?

Sí, hacer la maleta puede ser frustrante y puede hacer que te tires de los pelos o transpires como loco –especialmente si tenés que hacerla seguido –, pero no tiene por qué ser así.

1. QUE PESE POCO

Hacé la valija la noche anterior, independientemente de la hora a la que vayas a volar y, lo más importante: que-pese-poco. Hacé el proceso más fácil eligiendo trajes y prendas que uses habitualmente, en lugar de hurgar en todo tu guardarropa.

¿Te olvidaste de algo? No te estreses, acordate que podés comprar la mayor parte de las cosas en tu destino (y, como compulsivo, te vas a llevar a casa un nuevo abrigo, sombrero o par de botas divino)

2.ENROLLA Y ENROLLÁ UN POCO MÁS

Intentá viajar llevando solo una maleta pequeña con ruedas y recordá enrollar toda tu ropa en lugar de doblarla. Realmente ahorra mucho espacio y ayuda a evitar arrugas. Para guardar cosas chicas, como joyas y cepillos de dientes, usá guantes de plástico desechables: se mantiene todo separado, organizado y limpio.

3. DUCHATE AL ESTILO LOCAL

Para hacer un equipaje ligero y pasar por el control de seguridad más rápido con tu equipaje de mano, dejá en casa las botellas grandes de champú y lociones; si en el hotel no hay (o tu amigo no está dispuesto a compartir), bajá a la farmacia local o supermercado para abastecerte. Y para darle un toque de glamour al viaje (para las damas): nunca te vayas sin tu rouge favorito con vos.

4. EL TRUCO ESTÁ EN LA PREPARACIÓN

Prepará todo cuidadosamente, de manera que solo lleves lo que realmente vayas a usar. Empézá por localizar las cosas esenciales; en mi caso son: calzado deportivo para correr, traje de baño, anteojos de sol y un libro.

A continuación, elegí la ropa que te va a servir para las cosas que vayas a hacer durante el viaje e identificá lo que sobra (¿puede utilizarse esa pollera con dos tops? Si no, descartala). Pasá unos pocos días repasándo todo y lucha contra la tentación de llenar la valija impulsivamente con cosas que vos SABES que no vas a usar (esto puede ser duro, especialmente si tu valija parece medio vacía)

5. LLEVÁ SIEMPRE ALGO DE REPUESTO

Aunque es mejor viajar solo con equipaje de mano, si necesitás llevar una valija o bolsa grande, lleva siempre con vos un recambio de emergencia en tu equipaje de mano, ideal para esos momentos en los que te encontras atrapado durante un día o dos en tu destino sin tu valija (porque no querés ser la persona que lleva el mismo conjunto de ropa interior durante cuatro días consecutivos, ¿no?).

Consejo extra: guardá esas bolsas de tela que te dan cuando compras zapatos o bolsos nuevos y úsalas para envolver objetos más chicos, como medias, ropa interior o trajes de baño. ¡No olvides llevar una bolsa de más para la ropa sucia!

6.DE LOS BÁSICOS A LOS TACONES

Empezá siempre con lo esencial y asegúrate de que tenés los elementos básicos cubiertos: llevá tu pasaporte, tarjetas (débito y crédito), teléfono y cargador, auriculares (¡necesitás la banda sonora de tu vida!), chicle, pañuelos de papel, tiritas, maquillaje y analgésicos, y después pasá a cosas importantes, como tu par favorito de zapatos de tacos: ¡nunca se sabe con qué reunión, fiesta u ocasión especial te vas a topar!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here